La chacinería de Noreña se enfrenta a la “crisis del gochu”, causada por las importaciones desde China - El Periódicu
837
post-template-default,single,single-post,postid-837,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

La chacinería de Noreña se enfrenta a la “crisis del gochu”, causada por las importaciones desde China

El precio del porcino ha subido de manera considerable, ya que la mayoría se envía al gigante asiático, enemistado con los Estados Unidos y asolado por la peste de la especie

Gochos del país

Quien lo iba a decir. La peste porcina en China ha acabado por afectar a Noreña. Tras perder su cabaña de cerdo y enfrentado a los Estados Unidos en materia de política comercial, el gigante asiático se ha lanzado a importar cerdo español, ascendiendo el precio de los cortes del cerdo, hasta duplicarse en algunos casos. Esto ha implicado que la industria transformadora de este tipo de animales, en la Villa Condal, vea incrementado el coste producción. La situación es compleja y mientras algunos le restan importancia, otros, como el presidente de Asincar, Cesar Díaz y sus asociados alertan del riesgo para el sector.

El primer efecto para ellos es que los mataderos de porcino que les abastecen desde el territorio estatal hayan subido los precios. La demanda china es importante, pagan más y asumen los costes de transporte. Sin embargo, acercar la materia prima a las chacineras de la zona norte a precios más bajos empieza a no parecerles la mejor opción a algunos.

De hecho, la pasada semana algunos tenían previsto cortar sus rutas hacia Noreña. Algunos de los empresarios del sector han llegado a dar la voz de alarma respecto a un posible desabastecimiento. Por el contrario, muchos de los chacineros locales se muestran calmados y no consideran que algo así vaya a llegar a pasar: “Hay muchos mataderos”, insisten.

Por tanto, la única consecuencia es una pérdida de rentabilidad, que se tratará de compensar con subidas del precio de los productos al consumidor. Aun así, el margen de ascenso en los precios no puede llegar a ser tan elevado como la subida en algunos cortes, pues implicaría superar un 30% que “podrían disuadir al consumidor”. Hasta el momento, desde principios de año, cuando se iniciará la tendencia, apenas se ha registrado un incremento de un 10% .

Mientras, el sector primario del gochu en Asturias empieza a florecer. La cría de gochos asturceltas viene dándose desde siempre, sin embargo, durante años la cabaña descendió. Ahora, entre la Asociación de Criadores y la empresa Crivencar, el número ha ascendido notablemente.

Para los criadores, hay posibilidades de crecer exponencialmente abastecer a las chacineras asturianas, aunque el precio sea más elevado que el del cerdo industrial.

Comparte en: