Un Ayuntamiento confinado tras el positivo de la Alcaldesa - El Periódicu
2388
post-template-default,single,single-post,postid-2388,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Un Ayuntamiento confinado tras el positivo de la Alcaldesa

Dieciocho trabajadores municipales y los seis concejales con dedicación parcial  se encuentran confinados. Ana González se convierte en alcaldesa en funciones calificando la medida como «desporporcionada» y entre la oposición hay críticas de opacidad.

 

Solamente dos personas de las que realizan sus labores en la Casa Consistorial se habrían librado de seguir un confinamiento preventivo tras detectarse el positivo en Covid-19 de la Alcaldesa. El Servicio de Policía Local y el gobierno de IPÑ al completo se encuentran en esta situación.

Debido al positivo de la alcaldesa Amparo Antuña, la primera teniente de alcalde, Ana González, ha tenido que asumir la Alcaldía en funciones. González calificó la medida como «desproporcionada» y acusa a la empresa de prevención de riesgos laborales de «negligencia» hacia la administración al no considerar correcta  su valoración en relación a ser o no contactos estrechos.

Según explicó, la empresa indicó al conocerse el positivo que tanto la plantilla como el equipo de gobierno siguiesen haciendo vida normal con las limitaciones habituales que se venían llevando. La situación cambió el viernes cuando recibieron una comunicación ordenando la cuarentena de diez días y que contactaran con el servicio de atención primaria de tener algún síntoma.

«Nos valoraron a todos por igual los que enviamos los datos, que todos eramos contactos estrechos cuando esto no se ajusta a la definición, estar más de quince minutos a menos de metro y medio de distancia sin mascarilla», explica la alcaldesa en funciones que ante esta situación le comunicó a la empresa el desacuerdo y que «no habían hecho una buena valoración». Incluso se envió un escrito formal a la empresa pidiendo la reconsideración sin que tuviese ningún efecto.

Gestiones al más alto nivel buscando una nueva valoración

La situación de confinamiento general y la problemática para la prestación de servicios así como la disconformidad frontal del equipo de gobierno con la valoración de la empresa de riesgos laborales, ha llevado a la alcaldensa en funciones a mantener contactos con distintas administraciones. Desde Administración Pública, Sanidad, la Delegación del Gobierno e incluso el presidente Adrián Barbón.

Desde el Ayuntamiento de Noreña se está intentando que se realice una valoración por algún organismo adecuada a la realidad dado que la decisión de la empresa pone en riesgo la prestación de servicios esenciales y se considera que los contactos estrechos realmente  podrían ser, como mucho, 3 o 4.  El lunes se espera tener alguna novedad al respecto.

Críticas a la opacidad entre la oposición

Los miembros de la oposición no han sido informados de esta situación sociosanitaria grave en el seno del Ayuntamiento, hasta que el viernes se ha confirmado la cuarentena de 24 personas, y se critica la opacidad con la que se está tratando este tema con el resto de miembros de la corporación que además ejercen su labor en el Ayuntamiento.

En este sentido, se han tenido que enterar por la prensa del positivo de la alcaldesa a pesar que algunos de ellos habrían coincidido, brevemente, con ella este martes 20 en el consistorio, día en el que se celebraban las comisiones municipales. Los concejales de la oposición al no estar contratados por el Ayuntamiento, a diferencia de los concejales de IPÑ, no están sujetos a la valoración de la empresa de prevención de riesgos laborales.

El gobierno defiende su actuación

Ana González rechaza frontalmente estas acusaciones de opacidad. «La oposición fue informada el miércoles de las nuevas medidas tomadas, más restrictivas de las que las recomendadas por el SESPA, la empresa de prevención de riesgos y Atención Primaria. Decidí hacerlas así por prevención de trabajadores y población. El viernes cuando se nos notifica desde la empresa prevención que  nos teníamos que confinar, también se lo comuniqué «, afirma la alcaldesa en funciones.

Ana González aclara que en ningún momento desde el Ayuntamiento se desveló la identidad del positivo a la prensa, que fue La Nueva España quien lo publicó sin que desde el Consistorio se informara de ello. En cuanto a no comunicar hasta el viernes la existencia de un positivo a la de informar de que 24 personas se debían de confinar. González aclara que desde el Ayuntamiento «no tienen por qué comunicar la existencia de un positivo y muchos menos desvelar identidades de ninguna persona».

Preguntas «improcedentes» de Izquierda Unida.

Al no tener ningún tipo de información concreta, Izquierda Unida, una de las fuerzas más críticas con esta falta de transparencia, formalizó a través de su concejal una petición de información el día 22. Quería conocer el número total de personas infectadas y/o que están manteniendo confinamiento por Covid 19 en el ámbito del Ayuntamiento de Noreña, y  si las mismas eran parte del personal funcionario o laboral del Ayuntamiento o de alguna empresa externa que presta alguno de los servicios contratados. Asimismo, también si hubiera algún positivo entre los miembros de la Corporación «para saber si he coincidido con dicha persona en alguna de las comisiones que celebramos el martes pasado y proceder en consecuencia».

La solicitud de información fue contestada el viernes 23 por la ya alcaldesa en funciones calificándola  «del todo improcedente, por cuanto afecta a derechos y datos personales del personal municipal». Además de informarle «que el protocolo a seguir en caso de detectarse un positivo por Covid 19 es la comunicación por parte de esa persona a la autoridad sanitaria competente (SESPA o Mutua) para que ésta se ocupe de rastrear los posibles contactos y contactos estrechos que la misma haya tenido, y determinar la necesidad de implementar medidas o pruebas accesorias, poniéndose en contacto con aquellas otras personas que puedan quedar amparadas por este concepto».

A este respecto, Ana González, quiso resaltar que «Lo importante es que todas las personas estén bien y no generar polémica ante una situación tan grave. Que su única preocupación sea que una persona o no lo tenga y no el resto de situaciones es vergonzoso. Solo pido tranquilidad y respeto».

Ante estas declaraciones, Javier Ardura sostiene que en ningún momento se busque polémica, «como siempre nos acusan», el concejal de IU explica que «solamente queríamos conocer el ámbito profesional en el que se estaba dando y poder saber que las medidas que se puedan tomar son coherentes o no. ¿Es improcedente conocer el ámbito profesional en que afecta? ¿acaso no somos parte de la corporación?».

Solicitud de las comunicaciones oficiales con autoridades y empresa

En este sentido, desde el grupo Municipal de Izquierda Unida, se especifica que quieren conocer «como se gestionó todo este proceso, no buscamos polémica sino la transparencia que se nos niega desde siempre». Un ejemplo serían las propias medidas comunicadas el miércoles «no se explicitan en la comunicación, ni están colgadas en la web ni se publicaron en un bando, es un acto de fé, entendemos que lo habrán hecho lo mejor posible, pero no lo sabemso.

Para incidir en ello, IU anuncia que va a solicitar formalmente todas las comunicaciones oficiales  del Ayuntamiento con autoridades y la empresa que gestiona la prevención.  «Queremos conocer en que forma se recibieron las órdenes de aislamiento dado que nos consta que alguna esta fechado el jueves 22 por el facultativo de Valora Prevención y no se entregó a los trabajadores hasta las 14:30 o incluso las 15:00 horas del viernes 23, al finalizar la jornada laboral.», explica el portavoz del grupo Javier Ardura.

Comparte en: