Les xornaes de Los Callos foron “pa llevar” - El Periódicu
2503
post-template-default,single,single-post,postid-2503,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Les xornaes de Los Callos foron “pa llevar”

Pili Vilar nel Restaurante Letual

La hostelería noreñesa salvó la tradicional cita y Noreña pudo cellebrar Los Callos, anque esta vez fora en casa

 

Noreña ye callos y nin la pandemia pudo torgar que la tradicional cita gastronómica se desarrollase aunque fuera con un carácter doméstico. Como pasara con el Picadillo n’abril, los callos tovieron que comese en casa. Lloñe de les cifres de años anteriores, la hostelería sirvió varios cientos de quilos d’este plato icónico de la capital gastronómica d’Asturies.

Oficialmente la 53ª edición de les Xornaes de Los Callos de Noreña tovieron que sospendese poles circustancies sociosanitaries pero Noreña celebróles. Nun momentu onde munchos establecimientos hosteleros taben piesllaos y otros sobrevivíen col serviciu de repartu de comida en casa o de recoyida nel llocal, la hostelería noreñense foi quien a caltener viva la tradición no que fueron les primeres xornaes de Los Callos «pa llevar».

Los establecimientos que taben funcionando apurrieron nos llocales o llevándolos a casa varios cientos de quilos de callos tradicionales de Noreña. Obviamente la venta baxó muncho en relación a otros años, pero, nes circunstancies escepcionales superáronse les espectatives.

Hubo baxes importantes pero nun faltaron los callos del Letual, d’El Casero de la Villa Condal, d’El Fiu Chiti, de La Plaza, del Carbón, d’El Rolsán, de Miscelanea Gastro… Pela so parte, El Topo ofertó los callos de Sabi, un clásicu noreñés dende los tiempos de La Cuadra y n’El Café de Chelo, que s’estrenaba ofreciendo callos prepararon la receta de de Chelo “de tola vida”.

Maite Martínez, la presidenta de la Junta Local de Hostelería dio por cumplíu l’oxetivu de caltener viva la mecha de la tradición. “Seguimos ahí como una gente que continúa trabajando, no se desanima y busca hacer cosas, aun en contra de las adversidades”, declaró. Tocántenes al balance de ventes foi desigual nos distintos establecimientos. Dalgunos como Letual, Café de Chelo o El Topo llograron acabar les esistencies que prepararen pa la ocasión.

Yá queda menos pa les 53 xornaes de Los Callos de Noreña.

Comparte en: