Desde El Faro de Ortiguera (XIV) - El Periódicu
2488
post-template-default,single,single-post,postid-2488,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Desde El Faro de Ortiguera (XIV)

Decir diciembre es pensar en Navidad, este año va a ser distinta como todo este 2020…algo que nunca creímos que íbamos a vivir. El bicho sigue su camino y nos sigue llevando compañeros ,amigos y conocidos. Diciembre es el mes más alegre, se celebran encuentros, comidas con compañeros de trabajo, con amigos que vuelven como El Almendro para estar con sus familiares. Los niños tienen sus vacaciones y piensan en el día de los Reyes Magos, mágico para ellos. En la Villa en la antesala celebrábamos la fiesta de Los Callos, una celebración que fue la primera de las jornadas gastronómicas.

La gente quiere vivir, pero en estas situaciones, hay diversas opiniones, es como ¿qué fue primero el huevo o la gallina? Nos morimos de covid o de hambre por no tener economía. Se están perdiendo muchos puestos de trabajo y los cierres no tienen unas ayudas adecuadas como pueden tener en otros países de la Unión Europea. Noreña se ve triste, solo a la juventud se les ve más alegre, con ganas de vivir…pero a veces no ven el peligro, claro está, luego nos enfrentamos a la nueva policía, la de balcón. Se creen más legales que nadie y cuántas veces nos tendríamos que mirar al ombligo.

Entre los personajes que se nos fueron cabe destacar a Copi y a Manolín Villa, dos noreñenses de pro, alegres y luchadores por las sociedades de la villa. También condalistas. Por cierto el Condal poco a poco va tirando para adelante y cogiendo el ritmo a una temporada atípica. La nueva Directiva tiene que trabajar en condiciones muy duras, la publicidad será nula, los comercios, bares y compañía están para que les ayuden a ellos. En lo deportivo están dando paso a los chavales de la villa, entrenadores y jugadores, son los que sienten el escudo. Todos queremos estar en Tercera pero si por un casual no se puede conseguir el objetivo todos estarán contentos y si se ha luchado la pena sera menor.

El Faro sigue alumbrando aunque este parón, no le vino bien, está espeso,como diría mi amigo Janel,”no estoy, no estoy”.

Felices fiestas a todos y como diría la Olaya “la tortilla da la vuelta”.

Comparte en: