Ni Fuh ni Fah - El Periódicu
2507
post-template-default,single,single-post,postid-2507,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Ni Fuh ni Fah

Yo quiero ser Julio Camba, vivir bien hasta el último día de mi vida en una habitación del hotel Palace, estar a punto de titular una recopilación de artículos periodísticos con un encogimiento de hombros, o resucitar alguno de esos viejos artículos y volver a cobrarlos cuando hubiese pasado el tiempo suficiente. Alguien dijo que cuando se lee algo de Camba parece estar siempre escrito esa misma mañana, sus columnas nunca se pasan de moda.

Yo quiero ser Julio Camba, observar el ancho mundo a través de su arte gallego, que a base de estereotipos siempre se piensa que tener arte es solo saber bailar flamenco. Titulándose Ni Fuh ni Fah sabía que no me iba a decepcionar esta recopilación de verdades vistas a través de los ojos de Camba: la clarividencia con la que vio como un trabajo ideal el oficio de suministrar aire a uno de esos primeros y rudimentarios buzos, esa explicación de como los ingleses tenían las mejores carreteras gratis en sus colonias solo a base de regalarle un coche al jefe o cacique de turno que luego costeaba la carretera por la que circular con su flamante coche nuevo.

Yo quiero ser Julio Camba, saber leer entre líneas un artículo del Daily Mail en el que quedaba constancia de como unos salteadores desvalijaron en el rápido París-Marsella a varios viajeros, a resultas de que el más reacio a separarse de sus pertenencias fue un diputado comunista, y como relata Camba, cuando los salteadores le impelieron a entregarles la cartera llamándole burgués y aquel diputado se ofendió, para los salteadores no fue una cuestión de principios, sino de realidades: aquel señor iba vestido como un burgués, viajaba en primera como un burgués y tenía la cartera llena de billetes como un burgués.

Que sí, que yo quiero ser Julio Camba, y volver a brindar con mis amigos en los bares de Noreña, guardando la distancia de seguridad, sí; pero acortando la distancia del cariño, de la solidaridad con la gente que lo está pasando tan mal. Decían que de esto íbamos a salir mejores, pero mucho me temo que Ni Fuh ni Fah.

Comparte en: